¿Cómo llegué a los documentos en los que aparecía referenciada en el Archivo Histórico Nacional?

  

   En noviembre de 2010 fui a visitar, de nuevo con mi hermano Elías, una exposición sobre Azaña en el Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares. Una vez allí, pensé que si había recibido en enero de 2009 los documentos sobre mi paso por la cárcel de Granada, enviados a través del correo postal por Instituciones Penitenciarias, quizás en el Archivo General de la Administración también podría encontrar alguna cosa. Solicité esta información y un archivero muy amable vino rápidamente a atendernos. Nos hizo pasar a un pequeño despacho. Una vez enterado de lo que queríamos, marchó a hacer la búsqueda y vino con una respuesta negativa: allí no había ningún documento en el que apareciera referenciada. De todas maneras, nos dijo: si los documentos eran de los años 70, habrían pasado ya al Archivo Histórico Nacional; deberíais ir allí: C) Serrano 115 de Madrid. Ah, claro, en los edificios de la Residencia de Estudiantes, dijimos Elías y yo.

   Fue en febrero del año siguiente, 2011, en otro periodo vacacional francés -por entonces trabajaba en el Liceo Español Luis Buñuel de París- cuando me acerqué al Archivo Histórico Nacional. Allí pregunté si había documentos custodiados en ese archivo en los que yo apareciera referenciada y, tras la espera oportuna, una archivera, de nuevo muy amable, me comunicó que habían encontrado tres expedientes policiales en los que aparecía mi nombre, pero, que si estaba interesada en tener fotocopias de los mismos, debía esperar a que se hicieran y se borraran el resto de los nombres propios. Era preceptivo por la ley de protección de datos, aclaró. Quedé en que me pasaría por la tarde a recoger los documentos.

   Cuando fui a buscarlos, otra archivera me comunicó que, además de los tres expedientes que me habían dicho por la mañana, habían encontrado un expediente nominal -a mi nombre- y que también me lo podrían fotocopiar, siempre que me pudiera esperar a que borraran los demás nombres propios que contuviera. Evidentemente dije que sí y  esperé entreteniéndome con la consulta de documentos muy interesantes sobre el tráfico de esclavos en el siglo XIX por parte de comerciantes españoles.

   Aquel día salí de allí con noventa y cinco fotocopias que no pude parar de hojear primero y leer después. Me encontraba con unos documentos que me devolvían a mi pasado y que se convertirían en una herramienta para mis clases de historia de segundo de Bachillerato que impresionaría vivamente a mis alumnas y alumnos.

Empiezo por pasar a este blog los documentos encontrados en el Archivo Histórico Nacional porque son los que se sitúan cronológicamente al principio de esta historia.

5 comentarios en “¿Cómo llegué a los documentos en los que aparecía referenciada en el Archivo Histórico Nacional?”

    1. Pues sí, Nani. Si más gente pide documentación en los archivos y va publicando blogs, se puede crear una buena base de fuentes para estudios históricos y “treballs de recerca” de l’alumnat. Me encanta que te haya parecido interesante. Beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s